Muesli | Itineraries of taste

Muesli

El médico suizo Maximilian Oskar Bircher-Benner fue uno de los primeros defensores del crudismo. Nacido en 1867, Bircher-Benner estudió medicina en la Universidad de Zúrich antes de crear su propia consulta en dicha ciudad. Durante su primer año, el propio médico sufrió ictericia—una enfermedad que, en realidad, supuso un golpe de suerte, ya que de ahí nació un alimento increíblemente sano: el muesli.   Bircher-Benner defendió que había tratado con éxito su ictericia con una dieta que consistía, en gran medida, en manzanas. Pero, en lugar de mantener al médico en lejanía, como dice el refrán, la dieta de la manzana le llevó a un descubrimiento que cambiaría el desayuno de millones de personas. Empezó a experimentar con alimentos crudos —avena, frutas, frutos secos— y en 1897 abrió un sanatorio llamado Vital Force para promocionar sus descubrimientos. Su núcleo duro era el plato que había desarrollado. Conocido actualmente como Bircher Muesli, para distinguirlo delas innumerables variaciones posteriores, la creación de Bircher-Benner constituía un denso plato de manzana, avena y frutos secos servidos con nata o leche condensada.   Se pone a remojo una cucharada de copos de avena en tres cucharadas de agua durante toda la noche. La avena remojada se mezcla entonces con una cucharada de frutos secos, una cucharada de nata y un chorrito de miel. Luego se ralla sobre esta mezcla una gran manzana, incluida la piel, corazón y pepitas, y, para que no se ponga marrón, se añade también el zumo de medio limón.   Bircher-Benner se inspiró en las comidas sencillas con las que se alimentaban los pastores en los Alpes, lugar donde él iba a dar largos paseos con su mujer. Denominó a su mezcolanza “d’Spys”, lo cual significa, en alemán de Suiza, simplemente, "el plato". Su nombre más común, muesli, deriva de la palabra mues, que significa puré o mezcla.   Estaba tan seguro de las propiedades saludables de su plato, que Bircher-Benner lo servía antes de cada comida en su sanatorio, en el cual los pacientes seguían un régimen muy estricto. Realizaban ejercicio, se iban temprano a la cama, no tomaban café ni chocolate ni alcohol y se daban duchas frías. No era un lugar para todo el mundo: el novelista Thomas Mann, el cual visitó el sanatorio, lo describió como una "cárcel de la salud".   Pero las ideas sobre nutrición de Bircher-Benner se afianzaron. Era partidario de comer, al menos, un 50 por ciento de alimentos crudos, y sus hermanas, que trabajaron con él en el sanatorio, desarrollaron también otras recetas con alimentos crudos. Aunque Bircher-Benner tuvo muchos críticos que no veían la conexión de los alimentos con la salud, sus ideas tuvieron un gran impacto en la sociedad en general y tuvo que ampliar su clínica para recibir a todos los que tenía en lista de espera para su consulta.   Su defensa de los alimentos crudos fue también, en cierto modo, clarividente: en 1930 se descubrirían las vitaminas en frutas y vegetales, ofreciendo una base científica para las teorías de Bircher-Benner.   El muesli necesitó algo más de tiempo para captar la atención de una mayor audiencia; fue a partir de 1960 cuando las comunidades vegetarianas y defensoras de la comida sana lo adoptaron. Al muesli fresco creado por Bircher-Benner se unió una versión seca que se podía almacenar fácilmente durante semanas o incluso meses y se vendía en bolsas o en cajas.   Con el paso de los años, la receta de Bircher-Benner ha ido variando, se han añadido frutas secas diferentes, otros granos y frutos secos han reemplazado a los originarios y se han introducido ingredientes golosos como el chocolate.   Actualmente, el muesli—y su prima la granola (una mezcla tostada de frutos secos, avena, semillas y miel o sirope)— ha resurgido con una nueva generación que ha abrazado el crudismo descubriendo los beneficios de este plato y volviéndolo a desarrollar como una alternativa artesanal a los cereales de desayuno de la producción en masa. Bircher-Benner habría dado su visto bueno.

Otros secretos

Sabor a primera vista

También recomendamos
X